Antoni Jakubowski

 

Los melómanos y aficionados de buena música, deben estar muy contentos de poder participar en los eventos de muy alto nivel artístico y con una interesante y variada programación. Aparte de los conciertos de abono, la Orquesta Sinfónica ofrece ocasionalmente un concierto extraordinario de inmensa aceptación del público. Esta vez, gracias a la junta directiva de la OST con su Presidente, Pelayo Mellado y el Director musical Pepe Sánchez, a la cabeza, los amantes del “bel canto”, han tenido el lujo y enorme placer de tener la ocasión de apreciar la voz de una estrella del ámbito y trayectoria mundial – la soprano Eteri Lamoris. El programa de Gala fue compuesto de obras muy lindas, relativamente conocidas e interesantes, pero que aparecen rara vez en las programaciones de los conciertos con la orquesta y si acaso – como propinas. Personalmente he tenido la inmensa de oír las arias de: Traviata, Lucia, Rosina etc., pero por otro lado me he convencido de que una estrella de tanta luz propia, puede “apoderarse” del público con obras menos brillantes y sin exceso de virtuosismo, para que el oyente tenga la posibilidad de percibir otros valores de su voz, ante todo la belleza de la cantilene.

Después de la “Entrada” del Oratorio “Reyna de Saba” de G.F.Haendel, interpretada con mucha energía, e ímpetu barroco por dos oboes solo y la Orquesta, bajo la dirección de José Sánchez, nuestra huésped – Eteri Lamoris impresionó con tres cantos; “Ave María” de Bach-Gounod, ”Pavana”de G.Faure y “Borceuse” de E Godart. Limpia emisión, perfecta entonación, cautivador timbre, enorme musicalidad y fino manejo de las líneas melódicas, son los atributos de su voz e interpretación, que hemos podido apreciar también en la Vocalise de E. Elgar – ”Nimrod” y C. Saint-Saens-”Rosigniol y Rosa”. En la segunda parte de la Gala, Eteri Lamoris ofreció tres arias; ”Deja que llora” de G.F.Haendel, “Ave María” de G.Verdi y “O mio babbino caro” de G.Puccini. En todos los cantos han sido de increíble y de sutil belleza y emocionalmente muy mágicas. La solista supo trasmitir las mejores emociones de las piezas, acariciando con su preciosa voz el alma y oído del público. Un aplauso especial para todos los solistas de la orquesta (2 oboes, arpa, violín chelo, flauta).Tema de la película “Cinema Paradiso” en una novedosa y preciosa versión para la voz y orquesta, terminó la primera parte de la Gala . Bravissssimo !!!

La Orquesta con Sánchez, actuó no solo como esplendido acompañante de la solista, sino también en papel principal, interpretando con esmero y dedicación las siguientes piezas: “Goyescas” de Granados, “Leyenda del beso” de Soutullo-Vert e “Intermezzo” de P.Mascagni – piezas llenas de emociones sentimentales y precisamente así ejecutadas. Para finalizar la encantadora Gala lirica, el público se animó con unos fragmentos de las Zarzuelas. Dos alegres intervenciones de Eteri Lamoris – (“Marinela” y “Cancion de Paloma”) y dos rítmicas de la OST bajo la batuta de José  Sánchez, “El tambor de granaderos” y “La boda de Luis Alonso”, terminaron el programa previsto. En efecto los artistas complacieron al publico emocionado con dos propinas; “Otoño Porteño” de Piazzola y el Tema Gabriel’s de la película “La Misión”, con participación de Pepe Sánchez como un magnifico solista de oboe. Las dos piezas en fantástico arreglo para voz y orquesta, cerraron extraordinaria y muy novedosa Gala Lirica. Fue una velada preciosa y deliciosa. P.D. Agradecimiento a los organizadores del inolvidable acontecimiento. Enhorabuena a la formidable artista invitada, Eteri Lamoris, nuestra Orquesta y su jefe José Sánchez, pueden estar seguros, que los melómanos y amantes de la música en la región, sienten mucho orgullo por tener una orquesta de tan excepcional calidad.

 

La soprano Eteri Lamoris y la Orquesta Sinfonica llenan de nuevo el Auditorio.

El publico respaldo de forma masiva la gala lirica en la que se interpretaron un total de 17 piezas.

El Auditorio Internacional de Torrevieja acogió anoche un nuevo concierto de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja, que bajo el formato de gala lírica contaba en esta ocasión y de manera excepcional con la participación de la conocida soprano Eteri Lamoris. La calidad del instrumento vocal de esta cantante quedó patente en el repertorio elegido para un recital que combinó protagonismo lírico con la interpretación orquestal. Un repertorio confeccionado con piezas populares de grandes de la ópera como Verdi o Puccini, junto a otras de compositores españoles como Granados, Serrano o Chapí que fueron muy celebradas por el público.

De nuevo también, y es norma desde que la OST inició sus ciclos de concierto en el espectacular auditorio torrevejense, el aforo para más de 1.400 espectadores volvió a llenarse pese a los inconvenientes de acceso que presenta el recinto, e incluso, en ocasiones como la de ayer, de aparcamiento. Un público ávido de espectáculos musicales de calidad que suele responder con su presencia a las convocatorias de una Orquesta Sinfónica a la que le sienta bien su rodaje en el Auditorio Internacional, y reconoce con sus aplausos el esfuerzo coral de sus interpretaciones.

La actuación de Eteri Lamoris, cuyas interpretaciones de la Violetta de La Traviata han sido aplaudidas por la crítica internacional, brilló por la limpidez del instrumento vocal que maneja con maestría y por su profesionalidad adaptándose a cualquier terreno musical.

Propinas:

El público, entre los que destaca la presencia mayoritaria de residentes internacioneles, disfrutó de más de dos horas de un amplio repertorio en el que se interpretaron 17 piezas y dos «propinas» bajo la batuta de José Francisco Sánchez, que en el último bis acompañó con el oboe la voz limpia de Lamoris, poniendo el broche final a su actuación con una adaptación de La Misión de Morricone.